martes, 2 de febrero de 2016 | By: Elsie Jimenez

Vestimenta y apariencia personal en una entrevista


Desde temprano en mis años como estudiante universitaria, comenzó mi aventura de la búsqueda de empleo. Profesores, consejeros, mis maestros, mis padres, familiares y hasta los vecinos; me dieron buenos consejos sobre cómo podía o no podía vestir al presentarme a una entrevista.
En mi rol como reclutadora cada día veo como los candidatos a empleo pasan por alto reglas básicas sobre su vestimenta y apariencia personal que terminan por no acercarlos a esa oportunidad de empleo que necesitan.

Independientemente de su profesión o aspiraciones profesionales, la ropa que usted utilice en una entrevista deber estar en buenas condiciones y limpia. Esto es algo que nada tiene que ver con estatus socioeconómico. Personalmente he entrevistado candidatos de origen sumamente humilde y de grandes necesidades económicas, que llegan perfectamente vestidos con ropa limpia, en buenas condiciones y bien acicalados.

¿Por qué se fijan en la ropa los patronos?

Los patronos no se fijan en marcas, estilos o moda cuando hablamos de vestimenta. Un patrono busca asegurar que usted es un profesional con suficiente discernimiento y madurez para elegir la forma adecuada de vestirse para el trabajo según el tipo de industria y ambiente.

En su entrevista de empleo evite llevar:

Ropa evidentemente rota
Ropa manchada o desteñida
Ropa sucia (llena de manchas, pelusas, pelo de mascotas etc.)
Ropa excesivamente arrugada
Ropa con olores fuertes (colonia, detergente, cigarrillo etc.)
Ropa de Mahón
Ropa transparente
Trajes de dama con escote, excesivamente cortos, ceñidos al cuerpo, manguillos, tela knit o lycra
Camisas tipo Tshirts, deportivas, de personajes de acción

De igual forma, la higiene de cada individuo debe ser nítida. Si usa barba o bigote manténgalo acicalado. No utilice colonias o perfumes fuertes y si fuma no lo haga antes de la entrevista. En las damas el maquillaje debe ser propio de una entrevista, no de una salida a la disco, por lo cual no utilice brillo, maquillaje cargado ni exceso de prendas y joyas.

Si tiene dudas consulte en el internet recursos visuales sobre las prendas de ropa adecuadas y alternativas de vestimenta. Recuerde esa primera imagen que se hace de usted el entrevistador puede ayudarle o no, y usted definitivamente quiere que sea una que lo ayude.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada