martes, 6 de mayo de 2014 | By: Elsie Jimenez

El discrimen: un secreto a voces (Parte 2) Discrimen por estatus civil

El discrimen: un secreto a voces
(Parte 2)

Como le comentaba en un post anterior, el discrimen en los procesos de entrevista y reclutamiento, es más común de lo que muchas personas pueden imaginarse. Los entrevistadores (todos absolutamente todos) al igual que el resto de las personas tienen prejuicios y estereotipos que de forma consiente e inconsciente interfieren al momento de elegir. ¡Quien diga lo contrario miente!

Discrimen por estatus civil

Ser soltero o casado no define la capacidad, habilidades o destrezas de un candidato para ocupar un puesto. Situaciones que he visto en la práctica y que de paso son ilegales…preguntar por el estado civil.

Entrevistador pregunta: Y usted ¿está casada?
Entrevistador comenta: Veo que está casado (haciendo referencia al anillo o sortija en su dedo anular)

Los patronos saben que no pueden hacer esa pregunta(al menos en EU y Puerto Rico), que va cargada de prejuicio. 

¿Y cuándo es el candidato es quien pone el tema?  Por ejemplo:

Caso 1

Entrevistador: ¿Estaría usted disponible a trabajar horario extendido si fuera necesario?

Candidato varón: Seria difícil para mí porque los nenes tienen clases de karate o Es que tengo que buscar a mi esposa a las 6pm.

La respuesta debería ser: No puedo comprometerme más allá de las 6pm, por ejemplo.

Caso 2

Candidato fémina: Después que me notifiquen con tiempo porque tengo que hacer arreglos para que busquen a mis niños.

La respuesta debería ser: Puedo hacer los arreglos, siempre y cuando me lo notifiquen con por lo menos 2 horas de anticipación, por ejemplo.

Comentarios que he escuchado en esta profesión:

“su prioridad son los hijos, vamos a tener problemas cuando necesiten que trabaje tiempo extra”
“a este parece que la esposa lo tiene sentado en el baúl, y si no llega a buscarlo va a llamarlo a la empresa”
“las mujeres con niños faltan muchísimo al trabajo”

Moraleja: Siempre es bueno no llevar anillo o sortija de matrimonio, usted nunca sabe...

¡No brinde información que no le han pedido! Usted nunca va a saber cuáles son los prejuicios y estereotipos que están en la mente de quien entrevista. 




jueves, 1 de mayo de 2014 | By: Elsie Jimenez

El discrimen: un secreto a voces (parte 1)


El discrimen: un secreto a voces (parte 1)

El discrimen, del latín discrimen: Diferencia, diversidad. Trato diferente. ¿Existe o no en nuestra sociedad? Claro que ¡sí!, triste pero cierto. En pleno siglo 21, aun es claro y descarado el discrimen en muchos lugares, incluyendo nuestro país. ¿Y qué pasa con todas esas leyes que protegen a los candidatos a empleo contra el discrimen? Muchas son letra muerta, y resulta difícil para un candidato a empleo demostrar que ha sido discriminado.


¡Discriminar es ilegal e inmoral, pero aun así ocurre!

Como profesora y consultora de recursos humanos, siempre, les hablo a mis alumnos, conocidos, jóvenes de escuela superior, comunidad y otros de este tema; y de cómo en ocasiones el mismo candidato a empleo le pone en bandeja de plata al reclutador una excusa para discriminar.
No podemos ser ingenuos; usted no sabe cuáles son los prejuicios que tienen un reclutador, o el dueño de una empresa o un supervisor o gerente que lo está entrevistando.

¿Quieren saber cómo se discrimina y como muchas veces es el mismo candidato quien “se tira al medio”? Veamos algunos ejemplos.

Discrimen por origen o condición social

Una forma muy común de juzgar en base a estereotipos un candidato a empleo es por su dirección residencial. A mí me toco descubrirlo muy joven, cuando viviendo en un residencial público mis resumes no eran importantes, sin embargo cuando lo enviaba a la misma empresa, o lo entregaba en el mismo lugar pero le ponía otra dirección, siempre me llamaban para entrevista. Al final, nunca acepte los empleos en esas empresas. 

Como consultora he tenido clientes que me dicen: “pero mira este muchacho es del caserío tal” o “este es un riquitillo, mira donde vive”; solo con mirar la dirección en su resume. Ambas aseveraciones SON DISCRIMINATORIAS!!!

Yo, no se a ustedes, pero a mí me causa mucho coraje recordar estas situaciones… les sigo contando en el próximo post.